Slow Fashion: UNA REALIDAD GLOBAL, desde Santiago de Chile

Durante el mes de agosto he estado en residiendo en Chile. Ha sido una experiencia fantántisca que me ha servido para conocer la realidad del país y a las personas que trabajan activamente con el Slow Design, y más concretamente el Fashion Slow.

Una de esas personas que conocí fue Patricia Rincón, fundadora de Slow Motive y coordinadora de Semana de la Moda Slow en Chile y Colombia. Patricia me invitó a participar en un conversatorio sobre Slow Fashion, que se celebró el pasado 30 de agosto en el Espacio de Diseño E.N.D. en Santiago de Chile.

En el conversatorio además de Patricia y Made in Good, también participaban Igancia Inostroza, como periodista digital de la revista de moda Harper´s Bazaar Chile y Javiera Amengual, fundadora de la plataforma y tienda online Franca, como moderadora de la mesa.

Durante el conversatorio, salieron diferentes preguntas y argumentos que me gustaría compartir aquí en el blog:

La situación real de la moda en nuestro país

Grandes cadenas de ropa Fast Fashion son Europeas, y en concreto españolas. Aunque ya no se fabrica en España sino que todo se ha exportado a zonas como China, Tailandia, India o Argentina. Esto ha supuesto un problema en la industria textil de nuestro país.

Gracias a algunas campañas activistas y de denuncia como Fashion Revolution, el problema del sector de la moda, que es el segundo mayor contaminante del planeta, se ha hecho más visible y mediático. La gente empieza a ser consciente y cada año nacen nuevas marcas con la intención de ser marcas de moda slow, pero la competencia en España y Europa es muy dura.

Los proveedores de tejidos por ejemplo, están pensados para grandes producciones y por lo tanto hacer pocas unidades resulta muy costoso, con el consecuente aumento de precio final de las prendas. A eso hay que añadir la falta de talleres de corte, patronaje y confección. Casi todos los talleres han cerrado o se encuentran en bancarrota, porque las grandes cadenas de ropa les obligaron a trabajar en exclusiva para ellos. Cuando crecieron más y decidieron llevarse los talleres o otros países, estos talleres se vieron obligados a cerrar.

¿Las grandes marcas podrían considerar como amenaza las nuevas marcas de diseño sostenible?

Siendo realistas y desde mi punto de vista, queda aún camino por recorrer en la moda sostenible. Pero si duda está pisando fuerte. Las grandes marcas están haciendo lo que se conoce como “greenwashing” porque existe una presión. La conciencia está creciendo. Los consumidores se sienten responsables. Y el marketing de las grandes marcas sabe como hacer para callar su conciencia y parecer que “no lo están haciendo tan mal”. Todos conocemos las líneas sostenibles o de algodón orgánico de algunas marcas. Sin embargo eso no es suficiente. Si recordamos los tres puntos básicos de Slow Fashion, estarían dejando de lado dos de las tres premisas: ¿Cómo y dónde se producen estas líneas de algodón orgánico? No es una solución real, más bien es un producto de marketing. Sin embargo, es un paso.

Las nuevas marcas que realmente hacen diseño sotenible, ofrecen una alternativa cada vez mayor para los consumidores que no queremos pasar por el aro. Para los que ya no nos sirven las campañas “lavado de cara” de las grandes marcas.

Pero, el verdadero problema no está en las marcas. El verdadero problema es el consumismo. Y por lo tanto el poder lo tenemos los consumidores. Se trata de cambiar nuestros hábitos. Si consiguiéramos salir todos de la rueda del sobreconsumismo, eso si sería una gran amenaza en contra del las grandes marcas. Pero no solo eso, sería una gran amenaza para todo nuestro sistema económico.

Casi todas las personas que conozco que están involucradas con el movimiento slow fashion, son personas que han estado dentro del sistema. Hemos sido compradoras “compulsivas” de fastfashion, otras han trabajado para estas grandes marcas y han viajado a los países dónde hacían nuestras prendas, viendo a niños o mujeres enfermos trabajando, o tenían una pequeña o media empresa de moda local que se ha ido a pique… esto demuestra que al hacerte consciente, cambias. Cambias porque lo llevas al terreno empático, personal y emocional.

Es una realidad que la industria de la moda, está sobre poblada de marcas. ¿Qué es lo que hace que una marca sostenible se abra espacio en una industria regida por la fuerte competencia?

Apostar por lo local, por lo original y único, por el branding con emoción. Que las prendas cuenten una historia.

Las prendas personalizadas y por encargo como antaño, son una buena opción para la sobrepoblación de marcas y no generar más basuras. Si piensas en lo localizado, descubres que en las regiones no hay tantas marcas pequeñas. El problema son las grandes marcas. Si volvemos a como tenían las prendas nuestras abuelas, que apostaban por el estilo y la calidad frente a la cantidad, se acabaría este gran problema. Pero no tenemos que pensar que volver a estas prácticas, va a suponer volver a vestir como en los años 20, 30 o 40. Se puede apostar por estos valores incorporando la tecnología con textiles de vanguardia, como por ejemplo la ropa fabricada en 3D e impresas por encargo, o recuperando labores tradicionales adaptadas a nuestra era. Las posibilidades son infinitas y la diferencia de no ir todos uniformados sería el punto más fuerte.

Todos los individuos quieren pertenecer a un grupo para identificarse y sentirse partes de un todo. Compramos por impulsos emocionales, creyendo que X prenda o complemento nos hará sentir o parecer de determinada manera. Sin embargo, esto solo demuestra una falta absoluta de autoconocimiento personal y una autoestima un poco débil. La verdadera inversión estaría en conocerse y quererse a uno mismo. A partir de ahí invertir en una buena asesoría de imagen, que te ayude a traducir quien eres a una estética visual. Una vez tengas esto claro, no vas a copiar ni vas a querer lo que todo el mundo lleva porque es la moda. Lo que vas a buscar es un producto súper exclusivo y diseñado únicamente para ti o que se adapte perfectamente a tu estilo. Algo que reprepenste tu fórmula individual y original.

Como siempre digo, pon a un estilista en tu vida…
Pero primero practica MEDITACIÓN
para saber quien REALMENTE eres!!

Author: Nereida J.Fuertes

MADE IN GOOD: YOGA & SLOW DESIGN

Share This Post On
A %d blogueros les gusta esto: